Go to content

Hoja de ruta de MEYLE para neutralizar las emisiones de CO₂

Tenemos la convicción de que estamos obligados a asumir responsabilidad para dejar a las generaciones venideras un medio ambiente intacto y hacer posible un futuro que merezca la pena vivirse.

Para proteger el medio ambiente y ralentizar el cambio climático, es imprescindible que nos fijemos objetivos ambiciosos en cuanto a CO₂. Por ello, tenemos la firme resolución de alcanzar en 2030 la neutralidad en CO₂ en todos nuestros productos.

Para este fin, estamos desarrollando una cadena de valor sostenible de cara al medio ambiente y la protección del clima, en un proceso que abarque desde el desarrollo de producto hasta la distribución. Nuestra visión es «ser los proveedores de piezas de automoción mejores y más sostenibles».

 

Con MEYLE HD empezamos, hace ya 20 años, a desarrollar repuestos más duraderos y fiables. En efecto, si las piezas son más fiables y su vida útil es mayor, entonces simplemente los vehículos continúan circulando más tiempo, las reparaciones e intervenciones de mantenimiento son más eficientes y la adquisición de un vehículo nuevo se retrasa. El siguiente paso lo dimos en 2022: la primera línea de producto MEYLE HD con neutralidad climática certificada en el área chasis y dirección para el mercado libre de repuestos.

Paso 1: Medir las emisiones de CO₂

Por encargo de MEYLE AG, ClimatePartner ha llevado a cabo el cálculo de las emisiones de CO₂ del producto MEYLE HD Steering and Suspension (S&S) tomando como base el «Greenhouse Gas Protocol Product Life Cycle Accounting and Reporting Standard» (GHG Protocol).

Esta huella de carbono del producto fue calculada según el criterio «Cradle-to-customer plus End-of-life». En el proceso se tuvieron en cuenta las emisiones a lo largo de las siguientes fases del ciclo de vida del producto: extracción y primer procesado de materias primas y empaquetado, fabricación, envío del producto hasta la puerta del cliente, además de emisiones relevantes producidas al desechar el producto y el empaquetado.




En el criterio «Cradle-to-customer plus End-of-life», el cálculo se centra en los procesos que el fabricante puede controlar. Las emisiones provenientes de la fase de utilización no son controlables en la mayoría de los casos y están sujetas a suposiciones y estimaciones sobre el empleo del producto, por lo cual no son tenidas en cuenta en el cálculo.

Para el cálculo se recurrió, en la mayor medida posible, a datos primarios. En los casos en que no era posible, se usaron datos secundarios procedentes de fuentes reconocidas. Los factores de emisión utilizados en el cálculo proceden de bases de datos internacionales reconocidas como ecoinvent o GEMIS. Se tomaron en consideración todos los gases relevantes con efecto invernadero, si bien, para mejorar la comparabilidad, el cálculo usó equivalentes de CO₂.

En el cálculo se incluyeron asimismo, en calidad de emisiones comunes, aquellas emisiones no atribuibles directamente al producto, pero que son necesarias para la fabricación, tales como el trayecto del personal o viajes de trabajo.

Paso 2: Reducir

La protección integral del clima aplica el principio básico: evitar emisiones en la mayor medida posible, reducir emisiones existentes y compensar emisiones inevitables. Al calcular la carbon footprint del producto se puede identificar potenciales de evitación y reducción y, partiendo de esa base, compensar emisiones inevitables. De este modo el producto alcanza neutralidad climática, pudiendo ser clasificado como tal.

Evitar y reducir

De cara a evitar y reducir emisiones, hay en general dos posibilidades de actuación.

  • Dar al producto un diseño innovador, con la reducción de materiales que ello lleva aparejada, mejorar la eficiencia energética en la producción y adquirir localmente las materias primas y el empaquetado son prácticas que evitan emisiones ya antes de que surjan.
  • Mediante la decisión consciente en favor de emisiones bajas en cuanto a materias primas y empaquetados, vectores energéticos o medios de transporte, se puede reducir aun más las emisiones de los productos.

Paso 3: Compensar

Implementar medidas para la reducción de CO₂ es un proceso que suele efectuarse paso a paso a lo largo de un tiempo más bien prolongado. En paralelo a este proceso, se recomienda compensar las emisiones no evitables hasta ese momento, recurriendo para ello a proyectos internacionales de protección climática reconocidos. Está demostrado que los proyectos de protección climática recortan el CO₂ emitido, por ejemplo mediante reforestación o consolidación de energías renovables. La cuantía exacta del recorte de CO₂ está controlada por entidades independientes. Estos recortes se venden en forma de reducciones de emisiones certificadas, y así se financia el proyecto. Más información en https://www.climatepartner.com/de/klimaschutzprojekte.

Con la compensación de las emisiones originadas, el producto MEYLE HD Steering and Suspension (S&S) cuenta con neutralidad climática. Es una manera de asumir desde el primer paso la responsabilidad por las emisiones que no pueden evitarse aún en el momento actual.

Para asegurar que todas las emisiones originadas son compensadas dentro de los límites del sistema, se impone además un recargo de seguridad que incrementa en un 10 % el resultado final. Con ello quedan compensados posibles puntos inciertos en los datos de partida, como es natural que se produzcan al emplear valores tomados de bases de datos, suposiciones o estimaciones.

Primer gran proyecto de MEYLE en el campo de la protección del clima para compensar CO₂ de los productos de chasis y dirección MEYLE HD

Energía verde en la región del Mar Negro

La importancia de Turquía como mercado energético no deja de crecer, tanto desde el punto de vista de la oferta como desde el de la demanda. Cubrir necesidades mediante la nueva construcción de más plantas generadoras convencionales conllevaría sin duda un fuerte ascenso de las emisiones con efecto invernadero. Si se pretende, por el contrario, cubrir de manera sostenible las crecientes necesidades energéticas del país, resulta imprescindible invertir en el uso de energías renovables.

El objeto del proyecto es, por tanto, construir en Turquía una central hidroeléctrica de pasada a orillas del río Papart, en la provincia de Artvin. Mediante la energía del agua y tres modernas turbinas, la central alimentará la red nacional eléctrica turca con en torno a 58,49 gigavatios-hora al año.

Para una central hidroeléctrica de pasada con estas dimensiones no es preciso embalsar el agua, de modo que las personas que vivan cerca del río no tienen que trasladar su residencia y se conservan así los espacios vitales naturales y la tierra agrícola productiva.

 

¿Cómo funciona la protección climática mediante energía hidroeléctrica?

Como la energía hidroeléctrica se genera sin combustibles fósiles, se la considera libre de emisiones. La ampliación de la generación energética renovable es esencial para retrasar el calentamiento global y asegurar a largo plazo el suministro energético. El volumen de emisiones impedidas en un proyecto de generación hidroeléctrica se mide según el método denominado de la línea basal: ¿cuánto CO₂ produciría el mismo volumen de energía generado mediante la cesta energética usual de la región?

 

Más temas

Boletín

¡suscríbase ahora!

El Boletín MEYLE: Noticias de productos, fechas y muchos más – ¡suscríbase ahora!

La App MEYLE

INFORMACIÓN YA

Todo lo referente a repuestos MEYLE – gratis en Smartphones y Tablets.